Homeis
Búsquedas populares
Abogados
Niñeras
Psicólogos
Fitness
Mandado
Educación
Corona
La cena de navidad: Cómo organizarla sin estresarte

La cena de navidad: Cómo organizarla sin estresarte

Navidad es una época hermosa del año, un respiro de la rutina donde nos damos el permiso de no trabajar y concentrarnos en la familia, los amigos, la comida, y las cosas buenas que nos pasaron ya casi acabando el año.

Pero, si te toca organizar una cena de posada con los amigos o la gran cena de noche buena sabes que esto es una de los momentos más estresantes y adrenalinicos del año.

Para que no te den ganas de meter la cabeza en el horno junto con el pavo, te damos nuestros consejos para planear la cena y disfrutar de la reunión:


1.      Decide el menú con anticipación:

Trata de tener el menú seguro desde un mes antes y compra los ingredientes por lo menos con una semana de antelación, incluso las verduras –si son frescas se mantendrán en buen estado hasta el día de la cena-.

Limítate a dos proteínas –pavo, jamón, bacalao, lomo de cerdo; tres o cuatro guarniciones, y panecitos ya hechos o que sólo tengas que meter al horno-.  


2.      Delega

“Si divides, vencerás” uno de los dichos que aplican a la vida, incluida la cocina.

No quieras ser la Mujer Maravilla o Súperman. Tú decide qué platillos son los que tienes tiempo de hacer y qué quieres hacer: por ejemplo: puré de camote, ejotes, y pechuga de pavo. A los demás invitados encárgales el postre, el puré de papá, el jamón.

 

3.      Prepara cosas que duren

Si decides que quieres tratar de ser la súper o el súper anfitrión, elije cosas que puedes preparar unos días antes y estarán perfectos para el día de la fiesta.

El mejor ejemplo de esto son los postres: pay de plátano, pastel de chocolate, pastel de tres leches, etc. Tú elijes pero ese tipo de postres, llenos de azúcar definitivamente durarán.


4.      Pre-hecho no significa derrota

Comprar cosas que ya están preparadas y sólo tienes que meter al horno y calentar. Es de las mejores cosas que puedes hacer, no es trampa o admitir la derrota, es ir a la guerra con las armas correctas.

Pechuga de pavo ya ahumada, a la que solo metes al horno con gravy o caldo de pollo para que se humecte, jamón ahumado y cocinado que solo necesitas calentar y cortar, bollitos que sólo necesitan una calentada en el horno –o microondas si no tienes horno en tu casa o departamento-.

Tomar atajos te ahorrará muchos momentos de preocupación.


5.      “Al que madruga, Dios le ayuda”

Mientras más temprano termines de cocinar, mejor porque ver llegar a los invitados y que aun te falte terminar de cocinar, es una sensación terrible.

No importa si luego tendrás que meter todo al horno antes de que se sienten a la cena, el punto es que ya tiene el amor de familia –de sangre o elegida- impregnado en el sazón. Y ahora podrás disfrutar de los invitados y sentirte la o el súper duper anfitrión.


29 Guardaron
1 Comentario
Aldo
Muy delicioso amiga
Me Gusta
 Responder
1 Me Gusta